Desajustado

Salgo contento del trabajo, no porque lo haya hecho bien o haya disfrutado, sino porque la jornada ha terminado y me siento liberado. Llego al portal de mi casa y el ascensor no funciona; los técnicos me dicen que se ha desajustado. Exultante, comienzo a subir los escalones de dos en dos hasta que empiezo a notar un extraño lastre en las pantorrillas. El edificio también está desajustado, llaman primero al tercero. La respiración se me agita, tres, cuatro, y noto el tic-tac acelerado de mi corazón rápido y rítmico, sin embargo mis pies se vuelven lentos y el taconeo es el de un percusionista desafinado. Cinco. Oigo desde el descansillo los gritos de mis hijos que pelean. Sexto-octavo. Todo mi entusiasmo se ha desvanecido. Antes de introducir la llave en la cerradura pienso que yo también necesito un ajuste, el del fervor en lo que empiezo.

10 comentarios:

José dijo...

También está el descanso del guerrero

mic dijo...

hola desajustado hermano, en Cabeza muy bien, y aqui también. Por cierto yo subo y bajo andando siempre, aunque funciona el ascensor, es magnífico para el corazón y mantener las piernas en forma. Besitos mic

Pedro dijo...

el guerrero no descansa, está en pie de guerra.

Mic, esto es como un octavo. A ver si hablamos, que lo pienso pero luego me dan las mil y nada

oscar dijo...

Pos carrera que no da el caballo en el cuerpo la tiene, ea

Pedro dijo...

no si yo no quiero correr

José dijo...

entonces, perico, qué es lo que quieres?

Pedro dijo...

controlar mi entusiasmo para no llevarme chascos.

controlar mi falta de entusiasmo para no dejarme caer.

Equilibrio

Felipe dijo...

MUY IMPORTANTE, DEJAR DE FUMAR, lo siento, deformación profesional. Un beso

Pedro dijo...

no, si el peso en las piernas ya sé que en parte es por eso

hans k dijo...

el mundo está desajustado. entusiasmarse es bueno, no entusiasmarse es lo más triste que existe.