De la fe en los tiempos del cólera






Qué puedo decir de la fe: Que mueve montañas, que hay que tener fe en los demás y sobre todo en uno mismo, que sin fe no somos nada... No sé.

En los tiempos que corren, el Supremo Poder, la Banca, ha perdido la fe en el hombre, al que vino a servir y no a ser servida, y en ella misma. Por eso se mueve en el tablero de la economía como una mantis capaz de devorar incluso a su par para conseguir sus fines. Los bancos no se creen entre ellos y han dejado de creer en el hombre, por eso no dan crédito (del lat. credere, creer).


Yo por mi parte tampoco doy crédito a lo que está ocurriendo. Estamos ante una falsa crisis, no porque sea ficticia, y si no que se lo pregunten a los que la padecen, sino porque es completamente artificial. No es una crisis de producción al uso, sino que es una crisis de fe, producida por el Supremo Poder que sólo pretende mantener e incrementar sus pingües beneficios aunque tenga que ser a costa de las ayudas del Estado, que, no lo olvidemos, somos todos.


2 comentarios:

José dijo...

La mantis no es "mala" y se come a su amante...Su amante se moriría igualmente después de copular porque ha terminado su función.

Lo que ella "amorosamente" hace es aprovechar esas proteínas para sus futuros bebés

Pedro dijo...

pues igualito que los bancos entonces, te sacan las entrañas una vez a terminado tu función de paganini para alimentar a sus bebes