Niño rico


Compró cuarto y mitad de pasión, y al desenvolverla, se encontró sexo prostituido.

Quiso comprar amistades y consiguió aduladores.

Compró la admiración de los demás y sólo despertó envidias.

Hay cosas que no se compran con dinero ¡Pobre niño rico!.

No hay comentarios: