Disparos
Rata ta ta ta ta ta ta ta ...

Ta ta ta ta ta ta atruena la metralleta. Las balas que antes apenas me rozaban, que silbaban a mi alrededor, hieren ahora marcándome el cuerpo. Me asustan sus disparos, los cuento, al menos puedo contarlos, treinta y ocho, treinta y nueve el día dos, dia D. Un año para los cuarenta, un año para reflexionar sobre si debo cambiar lo que hago, como visto, lo que pienso, para que todo sea adecuado a mi edad. Tal vez en 2007 por estas fechas es preparando una fogata para, como en una queima das fitas, prender fuego a los restos de juventud e instalarme en la madurez. Eso si el hijo de puta del francotirador no me acierta antes de pleno, eliminándome.

No hay comentarios: